sábado, 27 de octubre de 2007

los siegos que faltan

Toda lista comporta un acto voluntario o inconsciente de marginaciones. Pero a una lista siempre se le antepone otra. Se requiere abrir un poco las narinas. Como es de suponer, el resultado es sólo un nuevo catastro de arbitrariedades. Me he especializado en ello. Las noches sin ventilador, a tres mil quinientos metros de altura, resultan a veces insufribles. Mi mente divaga acalorada, se pierde en algunos recuerdos inútiles y finalmente se aferra a la baranda de una nueva lista. El procedimiento es sencillo. Y divertido. Dejo que los nombres lleguen a mi cabeza libres de cualquier presión interna. Las externas las doy por descartadas, nadie acá sabe de mi existencia. Luego, cuando el listado supera al menos en dos tercios la cantidad requerida (ésta ya es un imposición, dada por los criterios de la estética o la simétrica del listado) me detengo y reposo un par de días. Entonces vuelvo sobre los nombres y comienzo el descarte. Al principio resulta fácil. Lo complicado es al final, cuando dirimir se convierte en un acto de osadía. Son momentos intensos que preferiría evitar. Sin embargo, me someto. El rigor en esta etapa de mi vida funciona como un repelente de la muerte. O su ilusión. Cuando la lista calza entre los márgenes establecidos, vienen otros dos días de reposo. Se producen entonces pequeños ajustes. Recién ahí la lista está lista. Perdonen el estúpido juego de palabras. A mi edad cualquier juego resulta patético. Dispuesta queda la lista para someterla al juicio de un hipotético lector. Reconozco en este punto otro momento de extravío. El pinchazo de la duda, el abismo de la incertidumbre. Aquí, por ejemplo, ofrezco los 28 marginados en condiciones de anteponerse a los siegos. Frente a frente. Imagino una partida de ajedrez -una guerra-, donde cada bando avanza comiéndose los unos a los otros. Sólo sobrevivirán unos pocos. El rey, lo sabemos, ya está muerto.

1- Antonio Díaz
2- Valentina Soto
3- Luis Herrera
4- Pablo Rumel
5- Gabriel Medrano
6- Ignacio Fritz
7- Patricio Jara
8- María José Viera Gallo
9- Luis Marín
10- Andrés Gómez
11- Alejandro Cabrera
12- Rafael Gumucio
13- Andrea Maturana
14- Alfredo Sepúlveda
15- Larissa Contreras
16- Cinthya Rimsky
17- Sergio Missana
18- René Arcos Levi
19- Alberto Fuguet
20- Lilian Elphik
21- Roberto Merino
22- Pablo Azócar
23- Gonzalo Contreras
24- Guido Eytel
25- Jaime Collyer
26- Antonio Ostornol
27- Marcelo Mellado
28- Diamela Eltit

Abra el libro de reclamos.

17 comentarios:

Gabriel dijo...

Dr.
Gracias por lo que se debiera considerar un elogio. No quisiera ser descortés, pero realmente a mí los rankings en literatura me parecen, además de ridículos, imposibles. Y la idea del campo literario como un combate, con los escritores enfrentándose entre ellos, me parece infantil. Mis colegas escritores (menores o mayores o qué sé yo) ya conocen mi postura.

De todas maneras gracias por sus buenas intenciones. Saludos, suerte, etc.

Gabriel Medrano

Dr. Chapatín dijo...

Señor Medrano: lamento que mis impertinencias -producto de la febril ociosidad del solitario- agreda de algún modo su noble sensibilidad gremial. Créame que estoy completamente de acuerdo en que los rankings son tan rídiculos como imposibles. Nunca he pretendido lo contrario. En lo demás, sepa usted que el campo de batalla bulle con o sin su consentimiento. Me hubiese gustado presentarle a mi amigo Pierre antes de que muriera. Él le hubiese explicado mejor. Así es que ahora perdone usted la descortesía, pero el infantilismo es suyo. Espero de todo corazón nunca ver rodar su joven cabeza por los suelos. De ser necesario, acá en Coyoacán tiene una habitación disponible.
Suyo,

Gabriel dijo...

Estimado: Lamento si sonó mala onda, así que lo intentaré de nuevo.
1: Gracias. Percibo la buena onda ofrecida y quisiera ofrecer la mía en intercambio.

2: Mi opinión es que la literatura es un campo de batalla entre el autor y la hoja en blanco, o entre el testimonio y el olvido, o entre el poder y los márgenes, o entre los egos de gente con muy buena caligrafía y ortografía y egos muy desequilibrados. Pero poner a competir a los autores me parece, para usar criterios pragmáticos en vez de valorativos, perjudicialmente inútil. Hace perder el tiempo. Restringe la mirada. Le quita el sabor a disfrutar estas cosas. Y toda la fraseología derivada (ese cliché de los escritores "menores", por ejemplo) puede ser entretenida para algunos, pero a mí realmente no logra interesarme.

Y 3: Reitero los agradecimientos. Siempre es reconfortante saber que leyó algo de lo que he escrito y que consideró que vale la pena compartirlo. En ese sentido, concedo que sea infantil de mi parte responder descortesmente cuando lo que corresponde es la buena onda.

4: Más que a un ajedrez, el campo literario se parece al billar. Los tipos son golpeados, se mueven de acá para allá, y finalmente se van al hoyo sin dejar *casi* ninguna huella. El viento que mueven y la forma en que lo hacen sólo lo conocen ellos y unos cuantos amigos.

Saludos,

Gabriel Medrano

Dr. Chapatín dijo...

Señor Medrano: el tiempo sólo lo pierdo yo armando estas listas. Comprenda, por favor, que es lo único que me queda por perder a estas alturas. Concuerdo entonces en que los verdaderos escritores como usted, deben malgastarlo sólo en esa titánica lucha con la hoja en blanco.
De todos modos, la sola metáfora de la mesa de billar justifica este intercambio de opiniones. Tiene potencia, belleza y una mayor dosis de sarcasmo y pesimismo del que me hubiese esperado de un joven tan buena onda como usted.
Suyo,

Antonio Díaz Oliva dijo...

Estimado Dr Chapatín:

Me sonroja su ranking, que como bien expone Gabriel Medrano arriba y usted también, "son rídiculos e imposibles". Una suerte de mal necesario, tal vez. O un mal a secas, si se quiere.

En cuanto a una posible lucha entre los siegos y los no siegos, mi postura en las batallas se parece un poco a la de Italia en las guerras mundiales: salto de un bando al otro y, al final, no sé hacia qué lado estoy disparando.

Se agradece la mención en su post, en especial en estos tiempos en que las letras de mi cosecha han fructiferado.

Atte

Antonio Díaz Oliva

Dr. Chapatín dijo...

Señor Díaz Oliva: me alegra saber que al menos está disparnado, sea cual sea su bando. Los muertos abonan la tierra y multiplican la cosecha.
Suyo,

V dijo...

¿Cuál es la idea?

Dr. Chapatín dijo...

No tengo idea, señorita V.

Diego Zúñiga dijo...

Dr Chapatín: su lista me parece el resultado de una pataleta pendeja de un tipo que no sabe leer entre líneas y que menos sabe lo que significa la buena literatura. Su lista está llena de lugares comunes y de jóvenes sin ningún futuro y que no le han ganado a nadie, excepto por el número 1 de la lista, que debe de ser el autor joven más premiado de nuestro país.
sólo eso.

posdata: hoy viernes, a las 17:00 horas, ingrese a www.radiouc.cl y escuche en "Snob", a las dos promesas de nuestra narrativa: Esteban Catalán y Pablo Toro.

sólo eso.

Dr. Chapatín dijo...

Señor Zúñiga: le agradezco mucho sus comentarios. Me servirán, sin dudas, para las futuras listas. Escuhé, según me indicó, a sus dos promesas de la narrativa chilena. Intento fallido. Supongo que cuando invite a Antonio Díaz y a Valentina Soto, el resultado será mejor.
Suyo,

V dijo...

Lamento profundamente que don Diego aun crea en los premios literarios. Nu dudo de la calidad de Antonio, pero si del criterio avasallador, ingenuo y despreciable de considerar la consagración por medio de reconociemietnos, que, como bien sabemos le han quedado debiendo a muchos grandes.

Dr. Chapatín dijo...

Nunca mejor dicho, señorita V.
Los premios no son un criterio confiable de validación, salvo para los inseguros y los mediocres. Más les valdría creer en mis listas, las que elaboro con tanto cariño y respeto.
Pero le pido compasión por el señor Zúñiga, es joven y mal documentado.
Suyo,

Tontograve dijo...

Me gusta.
Me gusta.
Me gusta.

Agradecido.

Dr. Chapatín dijo...

Suele ocurrirme con los tontos graves, nunca sé lo que les gusta, reiteradamente, y no logro descifrar sus agradecimientos.

bellaco dijo...

sicopatica la lista y sicopatico tus puntos de vista.

Dr. Chapatín dijo...

Gracias, don Bellaco.
Suyo,

Patricia espinoza dijo...

1- Antonio Díaz, weon anonimo
2- Valentina Soto, weon anonimo
3- Luis Herrera, weon anonimo
4- Pablo Rumel, weon anonimo
5- Gabriel Medrano, weon anonimo
6- Ignacio Fritz, qweon gil
7- Patricio Jara, weon boliviano
8- María José Viera Gallo, weona xupa pixo del papi
9- Luis Marín, weon anonimo
10- Andrés Gómez, weon weon
11- Alejandro Cabrera, weon anonimo
12- Rafael Gumucio, weon tarta
13- Andrea Maturana, weona lesbi
14- Alfredo Sepúlveda, quien
15- Larissa Contreras, weona anonimo
16- Cinthya Rimsky, weona anonimo
17- Sergio Missana, weon anonimo
18- René Arcos Levi, homo?
19- Alberto Fuguet, homo?
20- Lilian Elphik, weona lesa
21- Roberto Merino, weon pasado
22- Pablo Azócar, weon xupa pipa
23- Gonzalo Contreras, tartamudo
24- Guido Eytel, quine
25- Jaime Collyer, weon acomplejado porque su mami ss eamdó un cagá
26- Antonio Ostornol, pasado
27- Marcelo Mellado, tonto
28- Diamela Eltit, no entiendo